Por qué la historia de Tahití es una buena cosa para el fútbol

November 14th, 2013

Tahiti Canoe

La Copa Confederaciones 2013 en Brasil ha producido muchas tramas interesantes hasta ahora – la dominación total de España, el ataque potente y defensa sospechosa de Brasil, la actuación estupenda de Japón ante Italia – pero son las hazañas de un equipo en particular que han dominado mucho de la charla. Éste equipo es Tahití.

La participación de la isla de polinesia francesa, más conocida para el piragüismo que el fútbol y con una población apenas más grande que la de Islington (el distrito de Londres en el cual Arsenal se sitúa), ha indudablemente aportada algo nuevo y distinto al torneo. Algunos creen que su participación es buena, mientras otros están de la opinión que es negativa. Longpuntupfield está de acuerdo con el primer sentimiento, y a continuación explicaremos nuestras razones:

 

1. Realmente va a ser una experiencia de que los jugadores tahitianos se acordarán para siempre

Dan igual los resultados, nadie nunca podrá quitarles la experiencia. No existen muchas personas que pueden asegurar haber jugado en un torneo FIFA ante un público de 70,000 personas (además de los millones que veían por televisión o internet), menos aún alguien allí en Tahití.

2. Merecen estar allí

Tahití ganó la copa de las naciones de OFC honestamente. Nueva Zelanda no jugaba bien, perdiendo en una de las semifinales ante Nueva Caledonia, a quien Tahití venció en la final. Deberíamos de celebrar el hecho de que un equipo de jugadores amateur pudieran conseguirlo y estar contento de que su premio sea la oportunidad de enfrentarse a los otros ganadores de torneos continentales. Y, para ser franco, ¿es que Nueva Zelanda habría tenido mucho más éxito?

3. Un buen equipo enfrentándose a un peor equipo no es ninguna novedad

Lo vemos cada año en la Liga Champions y la Liga Europea. Caray, ¡lo vemos cada año en cada campeonato del mundo! Manchester United ante Reading tampoco es un partido justo, pero nadie nunca dice que deberíamos de quitarle a Reading la oportunidad de enfrentarse a Manchester United simplemente porque no juega al mismo nivel.

4. Nos da la oportunidad de apoyar el tapado

Sí, ya sabemos que Tahití va a perder cada partido. Sí, ya sabemos que tendrá dificultades para impedir a los otros equipos anotar goles y que le costará mucho marcar incluso un gol. Pero habrá momentos, antes y durante el partido, cuando no nos importará un bledo y podremos dar rienda suelta a nuestras imaginaciones. Tahití es el tapado definitivo. Nada lo favorece. Pero imagínate – imagínate – si fuera a conseguir un resultado.

5. Tahití representa el sueño de la mayoría de los aficionados de fútbol

El sueño de cada aficionado de fútbol, 99.9% de quienes nunca fueron lo suficientemente buenos incluso para pensar en lograr ser jugador profesional, es que alguien le sale de la nada y le da una oportunidad. Ésa oportunidad de hacerse un nombre, de demostrar de lo que uno es capaz, ante todo el mundo. Bueno, para casi todos nosotros esto nunca jamás va a suceder, pero para los jugadores tahitianos se ha convertido en una realidad. Están jugando a nivel mundial. Están viviendo un sueño.

Leave a Reply